lunes, 29 de junio de 2009

No es solo una cuestión de actitud, va un poco más allá

Me encontraba un poco cansado y triste por los últimos eventos que me habían sucedido. Venía caminando hacia mi casa cuando me convertí en una víctima más de la inseguridad. Fue mi celular, lo triste del caso fue que la persona que me asaltó llevaba un arma. Gracias a Dios, no pasó a más solo un poco de nervio por lo que me había sucedido.

Decidí mandar un correo a toda la mara que tenía en mi celular, pero me comuniqué antes con mi proveedor de servicios de telefonía, donde me indicaron que mi celular quedó totalmente bloqueado y en teoría inservible (espero que así sea). Así que solucionado, aún así me sentí un poquitín desanimado y decidí revisar mi correo. Afortunadamente, en el chat me encontré con un amigo que, la mayoría de la veces, me levanta el ánimo y me reconforta (cuando tiene que madrearme, tampoco lo duda jajajaja!).

Le comenté que últimamente he andado con unos rollos mero extraños, y que había concluído que mi problema tenía que ver con la actitud. Él me comentó que si tenía algo de cierto, pero que debía ver un poco más allá.

Me pareció claro un experimento que compartió conmigo el cual se los copio más o menos como lo platicamos:

Hicieron un experimento con unos niños en un salón, las edades de estos eran 4 años. Les dijeronque si esperaban por veinte minutos sentados podrían tener un plato lleno de angelitos, golosinas, etc. (todo lo que le gustan a los niños :P ), pero que si no deseaban esperar podían tocar la campana y comerse el dulce que quedaba en la mesa. Muchos niños supieron esperar y tener una visión de futuro; les costó pero esperaron. En cambio otros no pudieron soportar el tener el dulce en frente y se atormentaban con la idea de tenerlo allí.

A los que esperaron les preguntaron que como hicieron para aguantar la espera (a lo que pensé ‘excelente pregunta’). Muchos contestaron que en lugar de pensar en el dulce, pensaban que no estaba allí o que simplemente era otra cosa. Así que todo está en la mente. Lo más interesante, es que les siguieron el rastro a todos y compararon su nivel de felicidad en base a como se desarrollaron en el experimento.

Aquellos que supieron esperar y cambiar el objeto de su deseo, mostraban niveles de felicidad mayores a los que no esperaron y creían que la recompensa debía ser inmediata.

Luego me dijo “todo es cuestión de paciencia…paciencia, constancia, actitud, coraje y valor”. A lo que pensé, tiene mucho razón.


5 comentarios:

SEO en Guatemala dijo...

Aqui en nuestra GUatequerida, todos hemos sido victimas de la violencia. En mi caso lo que más me ha dolido cuando me han asaltado es los números que van en mi cel porque me lleva tanto tiempo volver a recuperarlos (y hay algunos que ya no vuelvo a conseguir).

Y por cierto, yo soy otro que piensa que la paciencia es la mejor virtud!

Gabriel Arana Fuentes dijo...

Pausa, difiero en este ejemplo. Lo del celular si es una real mierda, lo siento por vos, aveces no dan ganas de tener nada. Sobre tu ejemplo yo me pregunto, qué hubiera pasado si al los niños de cuatro años les hubieran dicho después de la espera -Sorry niños, no hay dulces, vayan a chingar a otro lado. Solo los que tomaron su dulce fueron los ganadores-. ¿Cómo lo hubieran tomado? Creo que la vida es mucho más compleja que tener solo paciencia. Aceptémoslos guatemala es una ciudad en donde todo es complicado. Creo que además de paciencia no hay que mentirse, pues la paciencia no es una garantía a que las cosas sucedan, simplemente nos ayuda a llevar las cosas. La paciencia es el primer paso de la tolerancia. Luego de eso es posible aceptar qeu hay cosas que simplemente no estan en nuestro control y por ello no debemos preocuparnos. Yo miro el vaso medio lleno, ya no lo miro medio vacío, pero tampoco hay que mentirse, la esperanza no harán que las cosa sucedan. Hay que actuar. Me gustaría que vieras este video, es de un poeta español, me levanta el ánimo cuando lo veo. Él se llama Jesús lizano y el poema, La conquista de la inocencia. Saldos

Gabriel Arana Fuentes dijo...

Acá el link
http://paranoide3.blogspot.com/2008/12/regalos-de-navidad.html

Willy Peitzner dijo...

Ok gracias por el comentario, voy a revisar el video!

zerox dijo...

me parece bastante bien el experimento.... es algo parecido a lo que hago para "tener paciencia" es que olvido el dulce y ocupo mi mente en otra cosa... y cuando menos lo siento.... me estan entregando el dulce :D....
y realmente es una felicidad, una tranquilidad, o un alivio si se quiere ver de esa manera..... cuando se recibe el dulce jaja....